A little bird

                                                                                                                                                 Amanda Cárdenas

 

Baja, baja pequeño Henry Lee,
y quédate conmigo toda la noche.
No encontrarás a otra chica en éste maldito mundo, que se pueda comparar a mí.

Nick Cave

pjharveycave

Yo no sabía quién era Henry Lee hasta que un amigo apasionado de la música de Nick Cave, me envió un video en el que él canta junto a PJ Harvey, una mujer de voz extraordinaria, un tema titulado Henry Lee. Me dijo que me encantaría y quedaría impresionada por el poder interpretativo que tienen ellos dos juntos. Y una tarde desde youtube, me llegaron las tristísimas notas de un piano, y la voz ronca y oscura de PJ Harvey junto a la tenebrosa, pero acogedora voz de Nick Cave. No entendí la letra hasta mucho después, pensé que con una canción tan hermosa, Henry Lee debería ser un personaje transcendental, alguien cuya vida debió ser tan admirable y triste que pudo inspirar tantas cosas bellas como la canción.

Pero el tema Henry Lee viene compilado en un álbum de Nick Cave titulado Murder Ballads.

Henry Lee Lucas nació en Virginia, Estados Unidos en 1936. Es uno de los más controvertidos asesinos seriales en Norteamérica, y su caso presentó un reto para el sistema legal de dicho país, ya que nunca hubo pruebas suficientes de todos sus crímenes.            

Se le atribuyen alrededor de 600 asesinatos en un poco más de veinte estados de la unión americana. Actualmente se afirma que la policía quiso atribuirle crímenes que no estaban resueltos, de los que Henry Lee aceptó gustoso hacerse responsable.

 

Cuando se habla de un asesino serial, siempre giran en torno a él interrogantes sobre cuáles fueron las causas que lo orillan a cometer tantos crímenes. Siempre será la infancia el punto desde que se partirá para tratar de entender qué ocasionó ese click en ellos. Bien que si es verdad que todos venimos al mundo como una página en blanco y conforme crecemos se forma todo nuestro carácter al asimilar lo que nuestro entorno nos ofrece, en el caso de los asesinos seriales ¿nacen o se hacen?

El medio ambiente como factor no explica por sí solo la aparición de la conducta criminal. Y aunque tampoco se puede afirmar que exista un gen que desarrolle esa conducta, sí hay ciertas tendencias genéticas que la predisponen.

El asesinato serial es un tipo de homicidio muy específico.  Según el doctor Egger, se habla de un asesino serial, cuando uno o más individuos (hombres en la mayoría de los casos) cometen mínimo tres asesinatos, de los cuales, ninguno de ellos tiene conexión con el otro. Existe un periodo largo de tiempo entre los crímenes que se cometieron, inclusive en distintas áreas geográficas. El motivo del asesinato no es para obtener ganancias materiales, sino por el deseo del asesino de ejercer algún tipo de poder y sometimiento sobre sus víctimas. Éstas tienen algún valor “simbólico” para ellos, de aquí que los asesinos desarrollen un método específico para asesinar y que elijan víctimas vulnerables.

El término de serial killer se comenzó a utilizar hasta principios de los años setenta, y actualmente se estima que un poco más del 70% de los asesinos seriales se encuentran es Estados Unidos.

La historia de Henry Lee siempre estuvo llena de desventajas, marcada siempre de pobreza, violencia familiar, abandono y un fuerte sentimiento de inferioridad. Creció con una madre alcohólica que además era prostituta. Su padre también alcohólico, perdió las dos piernas al ser arrollado por un tren, y mucho después murió de pulmonía. Tenía otros nueve hermanos que no vivían con ellos, se encontraban en orfanatos y en casas de familiares lejanos. Henry creció con sus dos padres, siendo víctima del abuso físico y verbal de su madre. Ella nunca se interesó por su educación y Henry nunca terminó la primaria. El breve periodo de tiempo que asistió a la escuela su madre lo enviaba descalzo o vestido de mujer, y al final terminó por prohibirle que asistiera.

Durante su infancia siempre fue testigo de los encuentros sexuales de la madre con sus clientes, y así como uno de ellos fue el que lo introdujo al bestialismo y la zoofilia, fue otro de ellos quien le salvó en una ocasión la vida. Jugando con un hermano se clavó accidentalmente una navaja en el ojo,  su madre se negó a llevarlo al hospital y dejó a Henry tirado en el suelo casi inconsciente durante tres días. Fue ese cliente el que lo llevó al doctor. Henry perdió el ojo que después le fue remplazado por uno de vidrio, de ahí el párpado caído que siempre lo caracterizó. Después de este incidente, Henry Lee sufrió dolores de cabeza y ataques durante muchos años.

La infancia es el punto clave que define el carácter y la personalidad del ser humano, y en el caso de los asesinos seriales, su niñez y el ambiente en que crecieron pueden fijar las pautas que los orillan más adelante a cometer atrocidades. Los casos de los asesinos seriales que se han estudiado, presentan ciertas características similares. Los estudios proponen una serie situaciones que rigen su conducta y que son los detonadores de su comportamiento violento. El Dr. Steven Egger, Profesor de Criminología de la Universidad de Houston, Texas,  menciona una serie de causales como el abuso infantil, causas genéticas, desequilibrio químico-mental, daño cerebral, padecimiento de injusticia social y la exposición a eventos traumáticos. Aunque muchos seres humanos padecen algunas de estas características, no se convierten en asesinos seriales. Especialistas llegan a la conclusión de que los asesinos carecen de una barrera segura como lo es un cierto tipo de moral que impide que se comporten violentamente.

 

Henry Lee pasó la mayor parte de su adolescencia en centros correccionales. En 1954 lo arrestaron por robo y lo condenaron a seis años de prisión, pero escapó dos años después huyendo a casa de su hermana en Michigan. Y después de que lo atraparon y lo sentenciaron y volvió a escapar, se quedó definitivamente con su hermana.

Su madre le llamaba seguido por teléfono para pedirle que volviera a Virgina con ella, pero él siempre se negó, hasta que un día la madre fue a buscarlo. En un estado en el que ambos estaban alcoholizados, comenzaron a pelear y la madre comenzó a golpearlo de nuevo, pero Henry Lee la acuchilló. En su declaración, Henry dijo que no se había dado cuenta de que la navaja que traía en la mano estaba abierta, y confesó después que había tenido relaciones sexuales con el cadáver de su madre. 

Cuando fue a juicio, él se mostró siempre frío y sin remordimientos. Los abogados encargados de su defensa, quisieron ganarse la simpatía del jurado narrando la terrible infancia de Henry y el abuso por parte de la madre. Y aunque algunos de sus hermanos atestiguaron a su favor, el jurado falló en su contra.

Cumplió su sentencia en el penal de Jackson en Michigan. Intentó suicidarse dos veces y fue transferido a una clínica psiquiátrica donde recibió libertad condicional después de diez años. Después de que intentó secuestrar a dos jóvenes, lo volvieron a recluir hasta 1979 y volvió a salir libre a los treinta y nueve años de edad.

Después de un tiempo, conoce a Ottis Toole, otro asesino en serie con quien estableció casi inmediatamente un fuerte lazo de amistad, y con quien viajó por varios estos de Norteamérica. Se fueron a vivir a Florida con la madre y la sobrina de Ottis, una niña de casi quince años llamada Becky. La Becky de Henry Lee.

Henry comenzó a trabajar y junto a ella encontró algo de estabilidad. Al morir la madre de Ottis, los echan de la casa en que vivían y aunque Henry y Ottis se separan, Becky permanece junto a Henry. Esta pareja de una notable diferencia de edad, viajó buscando trabajo por varios estados. Una anciana en Texas les da hospedaje en su casa a cambio de trabajo. Al poco tiempo, Becky quiere volver a Florida porque extraña a su familia, pero Henry se niega. Después lo convence y en el camino de vuelta a casa, tienen una pelea en la que Henry termina acuchillando a Becky. Después de tener relaciones sexuales con el cadáver, la corta en pequeñas partes y la sepulta en una pradera cerca de la carretera.

 

La historia de Henry Lee, continúa. Cuando reportan a Becky desaparecida, la anciana que anteriormente los había hospedado, declara sus sospechas hacia Henry Lee. Él vuelve a buscarla y la asesina para que no pueda declarar en su contra. Es detenido y comienza para Henry una larga vida tras las rejas, en la que uno a uno confiesa todos sus crímenes e incluso, colabora con la policía para cerrar casos jamás resueltos. Al poco tiempo, la policía y los medios ponen sus miradas sobre él, situación que le resultó muy placentera ya que nunca en su vida había recibido tanta atención; tenía celda propia y le proporcionaban todo lo que pedía, desde cigarrillos, hamburguesas, malteadas o una televisión. En este escenario, confiesa crímenes que incluso él no cometió. Pasó de ser un asesino serial a un mentiroso serial.

Hasta el momento no se sabe exactamente si es responsable del total de los crímenes que se le atribuyen. Henry Lee pasó casi toda su vida tras las rejas, y en sus últimos años de vida fue un prisionero ejemplar. En Marzo del 2001 muere de un fallo en el corazón.

Hay ciertos ciclos de violencia que se repiten, comienza por los padres que abusan de sus hijos física o psicológicamente, esto afecta su desarrollo y su crecimiento, y ellos más adelante para resolver cualquier problema personal acudirán en primer lugar a la violencia y atacarán al más débil.

Muchas personas crecen en ambientes marginales y de violencia, y no se convierten en asesinos. El ambiente no es un factor decisivo para dar pie a conductas criminales. Existen también las pruebas de que el sistema nervioso de un asesino serial o de un psicópata es distinto, y este es un factor que sí es decisivo para el desarrollo del asesino serial. Por ejemplo un patrón anormal de ondas cerebrales que afecta las áreas que controlan la memoria y las emociones, y que además si su desarrollo no es normal debido a causas genéticas y en el niño hay abuso por parte de sus padres, uno puede imaginarse el resultado.

¿Entonces quién es el culpable? No podemos juzgar a nadie, sobre todo si es su propia naturaleza la causa. ¿Será cierto que se puede ser asesino por naturaleza?

Eliott Leyton el antropólogo social canadiense experto en asesinato serial, opina que este tipo de asesinato surge a partir de las ciudades industriales del siglo XIX; ciudades asfixiantes, donde hay una gran cantidad de marginados. En el siglo XIX los científicos dejan de culpar al demonio de las conductas destructivas de los humanos.

En Natural born killers de Oliver Stone, entrevistan al personaje de Mickey Knox, quien junto a su  novia, asesinaron en tres semanas a cincuenta y dos personas. El reportero le pregunta cuándo fue que comenzó a pensar en matar, a lo que él responde: “Al nacer. Caí en un pozo de mierda olvidado por Dios. Nací de la violencia. Estaba en mi sangre, mi papá la tenía, su papá la tenía. Era mi destino”.  El periodista lo enfrenta y le responde que nadie nace malo, es algo que se aprende. Ese diálogo desde la prisión es el punto de vista del personaje que se autodefine como un asesino por naturaleza. “El lobo no sabe que es un lobo, Dios lo hizo así”.

Todos tenemos algo de asesinos, es una teoría. Sólo que lo llamamos de distinta forma. Mickey Knox habla de una cadena. Las criaturas de la creación asesinan de una forma o de otra, en el bosque una especie mata a otra; y los humanos además de matar a todas las especies también matan al bosque, “sólo que nosotros le llamamos industria”.

En la historia de Henry Lee, queda muy claro lo difícil y desafortunada que fue su infancia. El ambiente poco propicio para casi cualquier cosa positiva. Una persona que no se desarrolló completa ni sanamente, que eligió según lo que conocía. Cuando lo detuvieron declaró que Becky fue la única persona que amó en la vida, la única que lo hizo sentirse bien consigo mismo y que le dio impulsos para querer estabilizarse. Quizás lo que Henry Lee necesitó además de atención fue que alguien, cualquiera, aunque fuera una sola persona creyera en él. La prueba está en Becky, que cualquiera que fuera la razón por la que lo amó, el tiempo que permanecieron juntos Henry Lee demostró que podía superarse. Buscó un trabajo, consiguieron una casa. Pero esto no duró mucho tiempo. Los asesinos seriales por naturaleza, son mentirosos, de una u otra forma intentan siempre excusar su conducta. Para ellos, el sexo no es asociado al amor de pareja o a la vida, sino al poder y la dominación del otro e incluso con la muerte; por la que siempre manifestarán una admiración profunda.

Para explicar el fenómeno del asesinato serial, no se puede culpar solamente a la infancia perturbada, al rechazo social o al mal ejemplo de los padres. Es comprobado que esta “semilla mala” se desarrolla más fácil en personas con una psique más frágil, hay quienes son más propensos que otros para hacer crecer esta semilla. Es también biológico y no solamente, como anteriormente se afirmaba, culpa del demonio, Satanás o espíritus malignos.

“¿Sabes qué es lo único que mata al demonio?” Le preguntó Mickey al reportero. “El amor”.

 

 

Baja, baja pequeño Henry Lee,
y permanece conmigo toda la noche.
No encontrarás a otra chica en éste maldito mundo,

que se pueda comparar a mí.
Y el viento aulló, y el viento sopló.
Un pequeño pájaro se posó sobre Henry Lee.
 

No puedo bajar, y no bajaré.
Ni permaneceré toda la noche contigo,
porque a la chica que conservo, en la alegre y verde pradera.
La quiero más que a ti.
Y el viento aulló, y el viento sopló.
Un pequeño pájaro se posó sobre Henry Lee.

Se apoyó contra la cerca,
para conseguir un beso, o dos.
Y con una pequeña navaja en su mano,
lo apuñaló una y otra vez.
Y el viento rugió, y el viento gimió.

Un pequeño pájaro se posó sobre Henry Lee.

Ven y cógelo de sus blancas manos de azucena.
Ven y cógelo de sus pies.
Y tíralo en ese hondo, hondo pozo,
de más de cien pies de profundidad.
Y el viento aulló, y el viento sopló…
Un pequeño pájaro se posó sobre Henry Lee.

 

Yace, yace ahí, pequeño Henry Lee.
Hasta que la carne se despegue de tus huesos.
Porque la chica que tienes en aquella alegre y verde pradera
Puede esperar para siempre, a que vuelvas a casa.
Y el viento aulló, y el viento gimió…
…A little bird lit down on Henry Lee.

BIBLIOGRAFIA

EGGER, Steven A.. Serial Murder: An Elusive Phenomenon. Praeger Publishers. Westport, CT. Publication Year: 1990

DOCUMENTAL   A&E Biography . Henry Lee Lucas

Video Nick Cave y OJ Harvey http://www.dalealplay.com/informaciondecontenido.php?con=61507

Anuncios

Una respuesta

  1. El tema de Nick Cave y PJ Harvey es una versión de la canción popular Young Hunting, no tiene nada que ver con el asesino en serie Henry Lee Lucas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: